La primera edición del Maratón Valencia Trinidad Alfonso se celebró el 29 de marzo de 1981 y fue organizada por la Sociedad Deportiva Correcaminos. El paseo de la Alameda vio nacer al conocido entonces como el Maratón Popular de Valencia, en el cual participaron poco más de 800 personas.

Tras su 30ª edición en 2010, el Ayuntamiento de Valencia entró a formar parte de la organización del evento y la Fundación Trinidad Alfonso pasó a ser el colaborador principal. Gracias a estos cambios, la prueba consiguió situarse en el calendario anual de las pruebas de fondo para corredores de todo el mundo.

Así pues, en 2011 se decide cambiar la fecha de la prueba al mes de noviembre por sus buenas condiciones climáticas. Por otro lado, la Ciudad de las Artes y las Ciencias pasa a ser el centro neurálgico tanto del maratón como de las actividades complementarias que se realizan.

Tras estos cambios, se pasó de 3.500 participantes en 2010 a cerca de 7.000 en 2011. Este crecimiento va en aumento año tras año y bate récords de participación: en 2015 se inscribieron casi 17.000 personas y el pasado año esta cifra se incrementó un 13% hasta llegar a los 19.000 corredores, de 82 nacionalidades diferentes. Con todo esto, el Maratón Valencia Trinidad Alfonso ha conseguido ser el primer maratón de la historia de España galardonado con la Road Race Gold Label de la IAAF, es decir, uno de los mejores del mundo en la distancia de los 42.195 metros.

Con toda esta proyección internacional, el maratón de Valencia se ha convertido en un escaparate inmejorable para la ciudad de Valencia y todos sus atractivos a nivel turístico.

Se trata de una ocasión perfecta para escaparte y disfrutar de los encantos de Valencia, desde el centro histórico de la cuidad hasta sus playas bañadas por el Mediterráneo. Todo ello con un clima envidiable para el mes de noviembre que facilita la realización de una prueba de fondo como es el maratón.

Además, puedes disfrutar de varios rincones verdes dentro de la ciudad entrenando por el viejo cauce del río Turia, o dando un paseo por el Parque de Cabecera los días previos al maratón. O también disfrutar plenamente de la naturaleza en el paraje natural de l’Albufera, así como de la gastronomía típica de la zona una vez se ha terminado la prueba.

En cuanto al transporte, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, lugar de salida y llegada del maratón, tiene buena comunicación con las líneas 19, 35, 95 y 40 de la EMT

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario